8.1 C
Río Grande
jueves, 29 febrero , 2024

La historia de Tobías Leiva, el pibe que copiaba a Lucho González, deslumbró a Demichelis y está a punto de firmar su primer contrato en River

Lo Más Visto

El juvenil, que jugaba en Cuarta División en 2023, fue al banco en las primeras fechas de la Copa de la Liga, y es parte de la armada de juveniles que revoluciona el plantel del Millonario

Cuando de pibe jugaba en los potreros de Lomas de Zamora, Tobías Leiva llevaba la pelota y -como un relator- decía “la lleva Lucho González”. El ex mediocampista de River y Huracán, entre otros clubes, era el espejo en el que se miraba el juvenil que el próximo viernes cumplirá 20 años y que en breve firmará su primer contrato como profesional. Osvaldo, su papá, fue quien le inculcó la admiración por Lucho González: de pibe le mostraba videos con los finos movimientos del ahora ex volante y actual entrenador del Ceará, de Brasil. “En aquel momento yo empecé a copiar su forma de jugar”, dijo Leiva sobre Lucho en una nota que le dio al sitio oficial de River en noviembre del año pasado.

Eran tiempos en los que Leiva jugaba en el baby de Unión de Budge. A veces lo ponían de mediocampista central y en otras oportunidades jugaba de delantero. Terminó quedando a mitad de camino entre ambas posiciones: hoy es un volante mixto que puede sacrificarse para recuperar la pelota y también llegar a posiciones de gol, como cuando en noviembre del año pasado anotó el primer tanto de River en el 2 a 2 ante Colo Colo en un amistoso jugado en la ciudad chilena de Concepción.

Con 12 años lo reclutaron de Camioneros, el club en donde empezó a jugar en cancha grande. Allí se transformó en polifuncional: actuó de marcador central, de volante y de centrodelantero. Cansado de tantas pruebas, un día tomó la decisión de jugar de mediocampista por la derecha.

  Los tres impactantes récords que alcanzó Messi en el título que ganó con el Inter Miami

En 2018 le surgió la posibilidad de probarse en River y quedó con edad de Octava División. En los primeros entrenamientos lo pusieron de “cinco”. A Toto, tal como le dicen sus familiares, compañeros y amigos, le fue bien en su consideración. Sin embargo, hubo otras dos pruebas que resultaron claves para él: lo hicieron jugar un partido de entrenamiento contra la categoría 2002, en la que enfrentó a chicos dos años mayores que él, y un amistoso frente a Ferro. En ambos casos también respondió bien. Lo ficharon y Jorge Gordillo, el “Tapón”, aquel campeón de América y del mundo con River en 1986, lo empezó a utilizar como mediocampista por la derecha.

Fanático del equipo “millonario”, vivió su desembarco en las inferiores de River como un sueño. Por entonces seguía de cerca los movimientos de Ignacio Fernández, otro de sus espejos futbolísticos. El uruguayo Federico Valverde, habitual titular en el Real Madrid, es el futbolista al que más le gusta ver de los que actúan en Europa.

“En River miro mucho a Nacho Fernández, (Rodrigo) Aliendro y (Santiago) Simón, que son jugadores que tienen mis características”, afirma. En su fuero íntimo, él y otros juveniles como Daniel Zabala, Jonás Luna e Ian Subiabre, saben que dentro de poco tiempo tal vez les toque volver a jugar seguido en la Reserva cuando se recuperen los lesionados (Simón, Matías Kranevitter y Manuel Lanzini, entre otros) y regresen del Preolímpico Sub-23 el uruguayo Sebastián Boselli, Claudio Echeverri y Pablo Solari.

Si llegar a River era un deseo grande para él, formar parte del plantel de Primera División se transformó en un sueño hecho realidad. Nacho Fernández, precisamente, es uno de los futbolistas que más consejos le da. Lo mismo ocurría con Bruno Zuculini (hoy en Racing) cuando formaba parte del plantel.

  ¡Qué promesa durísima, Pepe!

A su mamá (Anabel) y a su hermana (Mayra) se les cayeron las lágrimas cuando Martín Demichelis le dio la chance de mostrarse en aquel 2 a 2 frente a Colo Colo y él supo aprovechar la chance con el gol que anotó desde la puerta del área. El director técnico lo llevó a la pretemporada en Estados Unidos en enero y el juvenil de 19 años volvió a Buenos Aires con un fuerte golpe en la rodilla derecha que sufrió en la victoria 1 a 0 en el amistoso ante Pachuca, en Dallas.

“Tengo mucha dinámica, llego seguido al área, soy habilidoso y me gusta ser conductor. También puedo jugar de volante central porque tengo recuperación de pelota”, se describe cuando le piden una definición de su estilo de juego. Y agrega: “Mejoré en la intensidad, le agregué más despliegue para presionar y recuperar la pelota. Eso lo vas haciendo día a día sin darte cuenta. Lo importante es estar tranquilo y enfocarte en lo que tenés que hacer. No hay que pensar en otra cosa. Se me dio la posibilidad y creo que estuve a la altura. Lo importante está en ayudarnos entre compañeros, así mejoramos todos. Es una competencia linda y sana”.

Ante la seguidilla de lesionados y las convocatorias a los seleccionados Sub-23, Demichelis lo llevó al banco de suplentes en los dos primeros partidos de la Copa de la Liga: el 1 a 1 ante Argentinos Juniors, en el estadio Monumental, y la victoria por 2 a 0 frente a Barracas Central, en la cancha de Lanús. “Tengo que seguir de la misma manera, con sacrificio y alegría, porque estoy en el club más grande del mundo”, afirmó a fines del año pasado. Y en eso anda Leiva, tratando de hacerse un lugar en un plantel calificado y con una fuerte competencia interna.

  Messi: "Tenemos un arquero que es un fenómeno"

Infobae

Noticias Recientes