-2.8 C
Río Grande
domingo, 23 junio , 2024

El peor River del ciclo Demichelis: perdió con un muy buen Vélez

Lo Más Visto

Con goles de Aquino y Castro, el Fortín sometió a un desconocido equipo de Demichelis.

El déficit de River fuera del Monumental dejó de ser un dato estadístico y el simple hecho de mostrar una versión inferior. Los indicios ya se convirtieron en una preocupación mayúscula. En vez de ser un equipo en transición, según lo definió Martín Demichelis, parece haber entrado en un estado de trance. Con una imagen desconocida, un juego apático en el Amalfitani y sin patear al arco por más de una hora de partido, el DT volvió a diseñar un planteo inicial ilógico que no pudo corregir desde los cambios y así, mientras Vélez lo jugó como una final y se llevó un triunfazo en su lucha por el descenso, la derrota deja muchos signos de interrogación en Núñez, que exceden otros tres puntos perdidos al salir de casa.

Si River no hizo pie en Liniers y no fue por el combo de la lluvia y un campo de juego que fue un billar y provocó resbalones. Cuando parecía que la presión la iba a tener un Fortín que salió a jugar en zona de desempate ante Gimnasia, los nervios los tuvo el local desde el arranque mismo. La decisión de Demichelis de apostar por Palavecino en la creación por sobre Barco y Lanzini dejó al equipo sin conexión con Borja y a la vez sin rueda de auxilio para un Enzo Pérez fastidioso, que se cruzó con Funes Mori, que charló más de 30” con el técnico en pleno partido y que después un primer tiempo que puede ser catalogado como el peor primer tiempo de la era Demichelis se fue solo al vestuario, por delante de sus compañeros.

  España vence a Inglaterra y se proclama campeona del Mundial de Australia y Nueva Zelanda

Sin esa tensión y energía entre las líneas y con Solari y Colidio bien abiertos por las bandas tapando la proyección de los laterales, el desenlace fue un River que no exigió al Chila Gómez hasta los 17’ del segundo tiempo, que no juntó pases, que careció la intensidad que lo caracteriza y al que, sobre todo, le faltó el carácter y la rebeldía que sí mostró Vélez, que observa venir una banda roja por el Acceso Oeste y se agranda de inmediato (solo perdió tres veces en casa en los últimos 20 años).

A Demichelis no le salió ni siquiera el experimento Simón. Ante la falta de garantías de Casco y Herrera, se la jugó por retrasar al volante -convocado al Sub 23 en la semana-, pero si Mascherano observó lo que pasó ayer seguramente se va a reemplazante utilizarlo con lateral derecho. Porque en 1-0 de Vélez pagó los platos rotos: Giannetti metió un enorme pase largo de más de 30 metros y Simón, por la inexperiencia en ese puesto, quedó mal parado, siguiendo el pase de espaldas a la pelota, y perdió la referencia de un Aquino que sacó un remate que se desvió en Funes Mori y descolocó a Armani.

Demichelis se equivocó en el dibujo inicial y River lo pagó caro

A veces, tener tantas cartas ganadoras juega en contra. Por eso, resulta extraño que Palavecino haya sido el encargado -sin éxito- de manejar los hilos de un equipo al que no le alcanzaron los 15’ de descanso para replantarse ideas. En un gesto de confianza, River salió con los mismos 11, pero perdió 10’. Los ingresos de Rondón, Barco y Nacho dejaron en evidencia que Demichelis entendió que se equivocó en el dibujo inicial, pero no tuvo tiempo de aplicarlo: mientras acomodaba las piezas, apareció Castro para poner el segundo y desatar un grito de desahogo de la gente de Vélez.

  Gerard Piqué se despidió del fútbol con un triunfo del Barcelona

Si River no perdió por una mayor diferencia fue porque Armani se lució en un tiro libre de Aquino y porque con un notable estirada evitó el grito de Braian Romero (el 9 después sacó un remate cruzado que casi es el tercero). Y si de ex River se trata, Demichelis también padeció como Elías Gómez, transferido en este mercado por el bajo nivel que mostró en su paso por Núñez, fue un tractor por la izquierda con esa solidez defensiva y proyecciones al ataque que lo llevaron a destacarse en Argentinos.

El remate de Barco que exigió a Gómez terminó siendo la única chance clara de peligro de River en el ping pong. Ni Rondón, ni Fernández, ni Lanzini cambiaron la ecuación de una noche preocupante por donde se la mire. Porque mientras los hinchas todavía mastican bronca por las eliminaciones de la Libertadores y la Copa Argentina, River no se afianza en su único objetivo de acá al brindis de fin año y sigue involucionando fuera del Monumental.

Vélez se llevó una victoria que parecía difícil en la previa y que justificó con un gran nivel colectivo que, de sostenerlo, le permitirá conseguir la permanencia. Y River se fue con todos los papeles mojados y una imagen desdibujada. Quién te ha visto y quién te V…

OLÉ

Noticias Recientes