3.5 C
Río Grande
domingo, 21 julio , 2024

El peor final: los pasajeros del sumergible murieron por la implosión de la nave

Lo Más Visto

Finalmente, el análisis de los objetos encontrados en las cercanías del Titanic permitió a los especialistas confirmar el fatal desenlace de la expedición. La empresa del sumergible emitió un comunicado lamentando el deceso de los cinco tripulantes.

Los cinco pasajeros a bordo del sumergible Titán, perdido el domingo pasado, fallecieron por la implosión de la nave, en la que se dirigían hacia los restos del Titanic en un viaje turístico, en el Atlántico Norte, según los restos encontrados hoy por los equipos de rescate.

La empresa OceanGate Expedition, operadora del sumergible y organizadora del viaje, consideró en un comunicado que los cinco pasajeros del sumergible turístico murieron, informó la agencia de noticias AFP.

A bordo viajaban el millonario británico Hamish Harding, presidente de la compañía Action Aviation; el paquistaní Shahzada Dawood, vicepresidente de Engro, y su hijo Suleman; el experto buceador francés Paul-Henri Nargeolet; y Stockton Rush, director general de OceanGate Expeditions, la compañía que opera el sumergible, y que cobraba 250.000 dólares por turista.

«Estos hombres eran verdaderos exploradores que compartían un marcado espíritu aventurero y una profunda pasión por explorar y proteger los océanos del mundo», afirmó en un comunicado OceanGate, al lamentar la muerte de los tripulantes.

El contralmirante John Mauger, de la Guardia Costera estadounidense, durante una rueda de prensa, aseguró que «los restos son compatibles con una implosión catastrófica de la nave» y transmitió el pésame a las familias.

«Los restos son consistentes con una catastrófica pérdida de la presión de la cámara» del Titán, dijo.

Durante la búsqueda «reaccionamos ante la información disponible», y de acuerdo con los «análisis más profundos, parece que no hay compatibilidad entre los sonidos que se escucharon y la locación en la que se encontraron los restos», continuó Mauger.

El miércoles, los equipos de rescate detectaron un ruido bajo el agua de origen desconocido en la zona de búsqueda de unos 20.000 km2, casi del tamaño de El Salvador.

El contralmirante explicó que «esta mañana, el ROV (vehículo de control remoto) descubrió la cola del sumergible sobre el lecho marino a aproximadamente 1.600 pies (487 metros) de la proa del Titanic» donde no hay restos del transatlántico, junto con «escombros adicionales» y agregó que tras la «consulta con expertos del comando unificado» llegaron a la conclusión de que «son compatibles con la catástrofe».

«A partir de este hallazgo, notificamos a las familias de parte del comando unificado y de la Guardia Costera y les ofrecimos nuestras condolencias», dijo y señaló: «Solo puedo imaginarme lo difícil que es para ellos y espero que este descubrimiento les de consuelo en este momento».

La Guardia Costera estadounidense había informado este jueves el hallazgo de «un campo de restos» cerca del Titanic que no habían sido identificados.

«Este es un caso increíble y complejo y todavía estamos trabajando para desarrollar los detalles sobre la línea de tiempo involucrada con esta tragedia», subrayó.

Mauger subrayó que los robots que fueron enviados para detectar las imágenes del sumergible «continuarán allí para recabar información».

QUIÉNES ERAN LOS CINCO PASAJEROS DEL TITÁN

Un aviador británico, un empresario pakistaní y su hijo, un oceanógrafo francés especialista en el «Titanic» y el dueño de la empresa organizadora del viaje son los cinco tripulantes que murieron a bordo del submarino que implosionó en el océano Atlántico, tras sumergirse para explorar los restos del famoso transatlántico hundido en 1912.

Uno de los tripulantes era el millonario británico Hamish Harding, de 58 años, presidente de la empresa de jets privados Action Aviation.

  España retira en forma permanente a su embajadora en Argentina

Harding ostenta el récord Guinness por la circunnavegación más rápida de la Tierra pasando por los polos geográficos norte y sur en 46 horas y 40 minutos, que alcanzó el 11 de julio de 2019, según la página web de la misión.

Otra de sus hazañas fue en marzo de 2021, cuando se sumergió con otro explorador, Victor Vescovo, hasta los abismos de la Fosa de las Marianas, la parte más profunda del océano conocida hasta la fecha.

Esta misión fue la más larga realizada a tal profundidad (4 horas y 15 minutos) con la mayor distancia recorrida (4.600 metros).

El licenciado en Ciencias Naturales e Ingeniería Química por la Universidad de Cambridge también viajó al espacio hace un año a bordo del cohete New Shepard de Blue Origin, en un vuelo de diez minutos que constituyó la quinta misión tripulada con éxito de la compañía propiedad de Jeff Bezos, su «mentor».

Días atrás, el empresario anunció a través de sus redes sociales que se uniría a la expedición a los restos del Titanic.

Uno de los dos hijos de Harding, Giles, se convirtió con 12 años, en 2020, en la persona más joven en viajar al Polo Sur, informó The Times.

También murió el oceanógrafo y buzo francés Paul-Henry Nargeolet, conocido como «Mr. Titanic» por su conocimiento sobre este transatlántico.

Nargeolet, veterano de la Marina francesa de 77 años, integró el Instituto Francés de Investigación y Explotación del Mar y se especializó en inmersión profunda y pilotaje de sumergibles.

Dirigió el grupo de buceadores de eliminación de minas de Cherburgo (noroeste de Francia), antes de convertirse en piloto de submarinos de la Armada francesa.

En 1986 fue nombrado jefe de submarinos de intervención en aguas profundas del Instituto Francés de Investigación para la Explotación del Mar (Ifremer).

Desde 1987, el francés estuvo al mando de numerosas expediciones al sitio del Titanic, donde recuperó alrededor de 5.500 objetos del transatlántico, tal como relata en su libro «En las profundidades del Titanic».

Además, participó en diversas expediciones científicas y técnicas en todo el mundo, entre ellas la misión Five Deeps, que exploró las zonas más profundas de los cinco océanos de la Tierra y alcanzó el «punto más profundo» de cada uno de ellos, según la página web de la expedición.

El conocido empresario pakistaní Shahzada Dawood, vicepresidente del conglomerado Engro con sede en Karachi, en el sur de Pakistán, y su hijo Suleman de 19 años -ambos ciudadanos británicos- también se unieron a la expedición.

Dawood, proveniente de «una de las familias más ricas de Pakistán», nació en Bombay y vivía con su familia en el Reino Unido.

Patrocinaba y formaba parte de la junta directiva del Instituto SETI en California, que tiene como objetivo explorar y entender el origen del universo.

Era vicepresidente de la empresa Engro Corporation, que fabrica fertilizantes, alimentos y energía, e integra el Grupo Dawood, su compañía familiar.

Hoy, la Universidad de Strathclyde, Glasgow, Escocia, confirmó que Suleman era alumno de esa institución.

«Les escribo con gran pesar para compartir la noticia de que uno de nuestros estudiantes, Suleman Dawood, es un pasajero a bordo del submarino que desapareció en el Atlántico Norte», expresó el profesor Jim McDonald en un correo electrónico enviado al personal y a los estudiantes, antes de conocer el fatal desenlace.

La quinta víctima fatal es Stockton Rush, el director estadounidense de OceanGate Expeditions, organizadora del viaje y que él mismo fundó en 2009.

  Denuncian al Concejal Pino por convocar a "movida desestabilizadora" contra el Gobierno Provincial

La empresa del hombre descrito por la revista Smithsonian como «el inventor temerario» comenzó a llevar clientes a ver los restos del Titanic a bordo de su sumergible especialmente construido para ello en 2021.

Rush dijo que la visita al naufragio formaba parte de una estrategia de marketing mientras intentaba desarrollar innovaciones para naves sumergibles.

Según el sitio web de su empresa, el estadounidense comenzó su carrera en 1981 como el piloto de transporte a reacción más joven del mundo, con 19 años.

En 1984, se convirtió en ingeniero de pruebas de vuelo en aviones de combate F-15 para McDonnell Douglas, pero en los últimos 20 años se embarcó en varias empresas tecnológicas relacionadas con el océano, entre ellas BlueView Technologies, que fabrica pequeños sistemas de sonda de alta frecuencia.

La esposa de Rush, Wendy, es descendiente de dos pasajeros de primera clase que murieron cuando el Titanic se hundió en 1912, informó este jueves el diario estadounidense New York Times.

A su turno, el director de salvamento de la Marina estadounidense, Paul Hankins, remarcó que fueron hallados «cinco piezas fundamentales» que pertenecen al sumergible y «un grupo de restos más pequeños que contiene la totalidad de la cabina».

En total, una decena de barcos, con ayuda de robots de control remoto (ROV, por sus siglas en inglés) formaron parte del dispositivo internacional que participó en la búsqueda del sumergible.

Para Mauger, «debería haber cambios en la seguridad. Creo que hay muchísimas preguntas sobre por qué y cuándo esto sucedió. Estos interrogantes sobre las regulaciones que se aplican y los estándares, deberían ser el foco de muchas revisiones».

Otro robot de la empresa de cartografía en aguas profundas Magellan tenía previsto llegar desde Gran Bretaña esta tarde para sumarse al «peinado» de los fondos marinos.

En tanto, en la mañana del jueves se sumó el robot «Victor 6000», especializado en inmersiones en el océano profundo y provisto por el Instituto Oceanográfico francés (Ifremer), capaz de descender a 6.000 metros de profundidad.

La Marina Real canadiense envió un buque con cámara hiperbárica a bordo y expertos con asistencia médica, que se suma a otro navío del servicio de guardacostas equipado con instrumentos de sonar avanzados.

Otro robot de la empresa de cartografía en aguas profundas Magellan esperaba llegar desde Gran Bretaña en la tarde de este jueves para sumarse al peinado de los fondos marinos.

Los problemas de seguridad

Asimismo, en los últimos días salió a la luz un informe sobre las deficiencias de la seguridad de la nave.

El exdirector de operaciones marinas de OceanGate Expeditions, la empresa fabricante, David Lochridge, despedido por haber cuestionado la seguridad del Titán, mencionó en una demanda judicial el «diseño experimental y no probado» del sumergible.

Según Lochridge, un ojo de buey de la parte delantera del aparato fue concebido para resistir a la presión a 1.300 metros de profundidad, y no a 4.000 metros.

Todo el mundo conoce el peligro de la expedición, dijo a la BBC el guionista de televisión Mike Reiss, que visitó el pecio del Titanic en 2022.

«Firmas un documento antes de subir y en la primera página se menciona la muerte tres veces», aseguró, tras recordar que en la inmersión a aguas tan profundas «la brújula dejó de funcionar inmediatamente y empezó a dar vueltas», lo que hizo que se tuvieran que mover a ciegas en la oscuridad del océano para buscar el trasatlántico, hundido en su viaje inaugural entre la ciudad inglesa de Southampton y Nueva York en 1912, en el que murieron 1.500 de las 2.224 personas a bordo.

  La UNTDF recuperó 500 kg de residuos para ser reciclados por fundaciones de la sociedad civil

Desde que fueron descubiertos los restos del Titanic en 1985, a 4.000 metros de profundidad, el área se convirtió en lugar de peregrinación de buscadores de tesoros y turistas ávidos de emociones fuertes.

REINO UNIDO Y PAKISTÁN EXPRESAN CONDOLENCIAS POR LOS MUERTOS DEL SUMERGIBLE

Los gobiernos de Reino Unido y de Pakistán expresaron sus condolencias a los familiares por la muerte de los pasajeros que viajaban en el sumergible Titán, dos de los cuales tenían la doble nacionalidad británica y pakistaní, y un tercero, británica, tras conocerse hoy la implosión de la nave.

«Trágica noticia la pérdida de aquellos que iban a bordo del sumergible Titán, incluidos tres ciudadanos británicos, tras una operación de búsqueda internacional», dijo el secretario de Relaciones Exteriores británico, James Cleverly, en Twitter.

Agregó que «el gobierno del Reino Unido está apoyando de cerca a las familias afectadas y expresa nuestras más profundas condolencias», consignó la agencia de noticias AFP.

En el Titán viajaban el millonario británico Hamish Harding, el empresario británico-paquistaní Shahzada Dawood y su hijo Suleman, el experto buceador francés Paul-Henri Nargeolet, y Stockton Rush, director general de OceanGate Expeditions, la compañía operadora del sumergible.

«Nuestras más profundas condolencias a la familia Dawood y a la familia de los otros pasajeros por la triste noticia sobre el destino del sumergible Titán en el Atlántico Norte», dijo por su parte, el Ministerio paquistaní de Exteriores, y agradeció «los esfuerzos multinacionales en la búsqueda de la embarcación».

La comunicación con la nave se perdió el domingo, dos horas después de la inmersión, lo que desató una búsqueda contrarreloj para tratar de hallar el aparato desaparecido antes de que se terminara el oxígeno en su interior.

Empero, este jueves fueron hallados los restos consistentes con una pérdida de presión de la cámara, que apunta a la implosión del aparato, según los guardacostas estadounidenses.

Condolencias de la familia

Las familias de algunos de los pasajeros fallecidos en el sumergible Titan, que implosionó tras perderse durante una expedición a los restos del Titanic, enviaron este jueves mensajes expresando su dolor y homenajeando a sus seres queridos, mediante comunicados y publicaciones en redes sociales

Desde la familia de Hamish Harding, empresario británico de 58 años, se lo describió como «un marido amante de su esposa», «un padre dedicado a sus dos hijos» y «un guía, una inspiración, un respaldo y una leyenda viva» en su empresa Action Aviation, según consignó la agencia AFP.

«Hoy estamos unidos en el dolor con las otras familias que también perdieron a sus seres cercanos a bordo del sumergible Titan», escribió en un comunicado la familia y su empresa después de que los organizadores de la expedición y los guardacostas estadounidenses anunciaran la muerte de los pasajeros.

«Era único en su género y lo adoramos», dice el texto, que destaca a Harding como «un apasionado explorador, fuera cual fuera el terreno».

También la familia de Shahzada Dawood, de 48 años, y su hijo Suleman, de 19 años, parte del poderoso imperio industrial pakistaní Dawood, expresó su «profundo dolor» por el suceso.

«Extendemos nuestras sentidas condolencias a las familias de los otros pasajeros del sumergible Titan», señaló un comunicado firmado por Hussain y Kulsum Dawood, los padres de Shahzada.

Hussain Dawood es una de las personas más ricas de Pakistán, responsable de Engro Corporation y presidente de la fundación caritativa Dawood.

TÉLAM

Noticias Recientes