6.1 C
Río Grande
jueves, 1 junio , 2023

Alarma en la Seguridad Vial: «Cada vez más personas conducen usando el celular»

Lo Más Visto

Uno de cada cuatro conductores usa el teléfono al volante y menos de la mitad va sin cinturón de seguridad.

Este último podría decirse que es un mal que viene desde mucho tiempo atrás, de cuando no era obligatorio, pero el otro gran flagelo de la seguridad vial moderna es el teléfono móvil.

Cuando se mira la pantalla, indefectiblemente se quita la mirada del camino, se intenta subir el celular, para no bajar la vista, pero no atenúa la distracción.

A pesar de las campañas, de los spots televisivos y radiales de alto impacto y hasta del rol educador en las escuelas que genera conciencia en los chicos de una familia, hay dos costumbres que ponen en peligro a los conductores argentinos y a terceros que no se consiguen revertir.

La primera es una incomprensible desaprensión a colocarse el cinturón de seguridad al subir a un automóvil, y la segunda, adquirida en estos tiempos contemporáneos, es la de utilizar el teléfono celular mientras se conduce. Nadie puede decir que no conoce las consecuencias de ambos comportamientos, sin embargo, no solamente no se ha mejorado la situación, sino que ha empeorado en el último tiempo.

Esta información se desprende del Observatorio Vial Anual realizado por Autopistas del Sol y Autopistas del Oeste, la primera como concesionaria de las autopistas Acceso Norte, ramales Pilar, Campana y Tigre, y la Avenida General Paz. La segunda, como responsable del Acceso Oeste a la Ciudad de Buenos Aires desde Luján.

El problema del no uso del cinturón de seguridad podría decirse que es un mal que viene desde mucho tiempo atrás, de cuando no era obligatorio y cuando los autos no los tenían en las plazas traseras, por ejemplo. Hay una población que nunca lo incorporó y tampoco lo enseñó a su descendencia, pero esa no es excusa para un crecimiento de esta mala práctica.

  Golpe al bolsillo: YPF anunció un nuevo aumento en sus combustibles

El estudio de ambas empresas concesionarias ha revelado que en Acceso Norte y sus ramales, y en la Avenida General Paz, sólo un 47% de los conductores y 36% de los acompañantes viajan con el cinturón de seguridad colocado. El dato es muy malo, pero es peor si se lo compara con el recogido un año atrás, cuando las cifras eran del 89% y 78%, respectivamente.

En el Acceso Oeste, en tanto, apenas el 37% de los conductores y el 29% de los acompañantes lo utilizan, y ese dato contrastado con el de 2021 es también alarmante, porque entonces eran el 70% y 46% los que hacían uso del cinturón de seguridad.

En los pasajeros que viajan en asientos traseros los resultados del informe son peores aún, ya que se ha detectado que apenas un 13% lo utiliza en los tramos de Autopistas del Sol y un 18% en los de Autopistas del Oeste.

En 2019, último año antes de la restricción a la circulación de 2020 a causa del Covid-19, los números de este mismo estudio decían que en los tramos de Autopistas del Sol, un 88% de los automovilistas usaban el cinturón, mientras que en el Acceso Oeste lo hacía un 64%. Luego de un año sin mediciones, en 2021, ese número subió al 89% en zona norte y avenida de circunvalación de la Ciudad de Buenos Aires, y a un 70% en el principal acceso y egreso de la zona oeste.

La disminución en el uso del cinturón de seguridad es casi del 50% en ambos casos, lo que verdaderamente debe causar mucha preocupación a todos, porque este elemento de seguridad impide que los pasajeros salgan despedidos ante un accidente, reduce ocho veces el impacto dentro del habitáculo minimizando las lesiones.

  Melella: "esto aún no terminó, hay que seguir gestionando para evitar la aplicación de este tipo de medidas que perjudican a cientos de familias"

Pero además es fundamental para permitir un mejor control del vehículo al conductor y asegura la efectividad del airbag, ya que si no se lo tiene colocado, el cuerpo humano impactará contra la bolsa de aire cuando todavía se encuentra en expansión y no en el estado ideal que es el de contención, y esto puede causar lesiones, por ejemplo, en los ojos de las personas.

El otro gran flagelo de la seguridad vial moderna es el teléfono móvil.

Según este estudio, el 25% de los conductores que circulan por el Acceso Norte y Avenida General Paz tienen el mal hábito de utilizar el celular frente al volante, en tanto que en el Acceso Oeste ese número asciende al 27% de los automovilistas.

Lo alarmante es conocer que en 2019, en Acceso Norte y General Paz se había detectado un 10%, mientras que en Acceso Oeste el índice era del 14%. Pero luego de un año sin mediciones a causa de la pandemia, el siguiente registro fue en 2021, y fue entonces cuando se apreció un preocupante incremento del uso del teléfono mientras se conduce, ya que las cifras mostraron que en el primer escenario subió al 25% y en el segundo al 19%.

El informe recuerda que el uso del celular al volante cuadruplica el riesgo de accidentes, tanto sea utilizándolo para hablar como para utilizar aplicaciones de mensajería instantánea.

Tomando como parámetro la velocidad de 100 km/h, bastante habitual en estas autopistas, los responsables del Observatorio Vial indican que responder con “OK” o enviar un ícono o emoticón equivale a recorrer 120 metros a ciegas en cuatro segundos.

  Crisis en Ambassador: "No existen respuestas de parte del Apoderado ante las solicitudes de diálogo"

Mientras que responder “Estoy manejando, después hablamos” es igual a transitar 240 metros en la misma condición de no mirar el camino durante ocho segundos.

También se hace hincapié en que hablar por teléfono con manos libres implica igualmente un riesgo, ya que la conducción requiere atención completa.

Noticias Recientes