miércoles 2, diciembre 2020
Pronóstico de Tutiempo.net
A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site

Alberto Fernández rechaza el diálogo con la conducción partidaria de la oposición y apuesta al vínculo con los gobernadores

Juntos por el Cambio ofreció un canal de diálogo institucional y consensuar “un plan de desarrollo”, pero no es una posibilidad que consideren en Casa Rosada. La respuesta a Mauricio Macri

El llamado que la mesa nacional de Juntos por el Cambio lanzó este lunes para dialogar en base a “sensatez política y cordura institucional” corre más riesgo de naufragar que de llegar a buen puerto. “Cuando el oficialismo lo determine, las autoridades partidarias de Juntos por el Cambio y de sus bloques parlamentarios estamos a disposición para iniciar el diálogo correspondiente”, publicitó la coalición opositora en un comunicado en el que resaltó la vocación de “consensuar un plan de desarrollo” y criticó el avance oficial sobre algunos sectores de la Justicia.

Alberto Fernández se pasó todo el día en Olivos sin agenda pública, enfrascado en reuniones de trabajo con su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, ministros y colaboradores, a poco más de una semana de la presentación del presupuesto, que volverá a poner a prueba el vínculo con la oposición.

La semana pasada se había reservado el lunes para visitar al gobernador Rodolfo Suárez en Mendoza, pero los brotes de COVID-19 en ese distrito y en buena parte del interior del país obligaron al Presidente a cancelar el viaje y a postergar su estrategia de empezar a recorrer las provincias y salir del encierro de Olivos.

Según aseguraron desde el entorno presidencial, Fernández no tiene ningún interés en sentarse a consensuar una hoja de ruta con la conducción partidaria de la oposición. Prefiere, en todo caso, conservar el vínculo con los gobernadores -recibió a los tres de la UCR la semana pasada-, el jefe de Gobierno porteño y los intendentes del Gran Buenos Aires, y algunos de los referentes parlamentarios de Juntos por el Cambio, como Martín Lousteau, que visitó Olivos hace dos semanas.

“Nosotros hablamos con la oposición. Pregunten a los gobernadores o a los intendentes (Jorge) Macri o (Néstor) Grindetti”, respondieron desde Olivos a este medio cuando se consultó sobre la viabilidad del pedido de Cambiemos.
Y aprovecharon para volver a acentuar las diferencias con el sector más radicalizado de la oposición, encabezado, en parte, por Mauricio Macri y Patricia Bullrich, del PRO.

“Podríamos haber hecho una reunión con Macri la semana pasada. Pero se acordó ahora del diálogo, cuando se le terminaron las vacaciones”, machacaron, con ironía, sobre el viaje por Europa del ex presidente, que finalizó a finales de la semana pasada. El ex mandatario participó ayer a la mañana del encuentro virtual de las cúpulas del PRO, la UCR y la Coalición Cívica, en el que se decidió publicitar el comunicado con el llamado al diálogo. Puertas adentro de la coalición había dudas de la conveniencia política y de los efectos de la convocatoria.

El vínculo entre el Frente de Todos y la oposición, que tuvo su mayor punto de encuentro en el inicio de la crisis sanitaria, se desgastó con el correr de la cuarentena, y se tensionó aún más tras el envío del proyecto de reforma judicial al Congreso, que Fernández presentó en el Salón Blanco de la Casa Rosada ante la ausencia de figuras de Cambiemos.

Hasta ese momento, por ejemplo, el jefe de Estado mantenía un canal de conversación informal con Mario Negri, el jefe del interbloque opositor en la Cámara baja. Horas antes de la presentación formal de la reforma del Poder Judicial y de la comisión encargada de revisar el funcionamiento de la Corte Suprema y del Ministerio Público fiscal, Fernández le pidió a Julio Vitobello, su secretario general de la Presidencia, que convocara a los jefes de las bancadas opositoras.

Vitobello telefoneó a Negri y a Cristian Ritondo, que avisaron que mantendrían la posición partidaria y no irían a la presentación. Desde esos días, a fines de julio, el diálogo entre Negri y la Casa Rosada se interrumpió.

Hace dos semanas, en vísperas de la visita que Lousteau realizó a Olivos en compañía de Enrique Nosiglia, Alberto Fernández buscó además un canal de diálogo reservado con Alfredo Cornejo, presidente del comité nacional de la UCR. Lo hizo, de nuevo, a través de Vitobello, que llamó a Julio Cobos justo cuando el senador se encontraba reunido con el diputado. Cornejo, que en los últimos meses redobló sus críticas a la Casa Rosada, agradeció el llamado, pero respondió que solo hablaría con el aval partidario.

“¿Qué tenemos que hablar con Patricia Bullrich?”, se preguntaban esta tarde en Olivos después de la carta pública de Cambiemos.

Mañana, el Frente de Todos y la oposición buscarán de todos modos en Diputados acercar posiciones al final de la tarde, después del fracaso en las negociaciones del martes pasado en torno al funcionamiento del protocolo de sesiones. Este lunes, las espadas jurídicas de Juntos por el Cambio impugnaron la sesión del último martes.

Horas después, Alberto Fernández resaltó durante el agasajo por el Día de la Industria, molesto, que no se habían podido votar dos leyes por culpa de los legisladores de la oposición. Los diputados de Juntos por el Cambio abandonaron el recinto después de la medianoche, pero el oficialismo avanzó en soledad y consiguió la sanción de los dos proyectos en discusión, uno de ellos destinado al turismo y la gastronomía.

La desinformación presidencial motivó, en la noche del pasado miércoles, una cruda reunión entre Fernández, Máximo Kirchner y Sergio Massa, en la que se analizó el tirante vínculo con Cambiemos. Pero se conversó, además, sobre la estrategia mediática. Los trascendidos dan cuenta de que el jefe del bloque del Frente de Todos en Diputados lanzó durísimas críticas a Vitobello, que pasa casi todo el día al lado del Presidente.

Como en la oposición, el sector más combativo del Frente de Todos gana espacio puertas adentro. Hace dos domingos, el jefe de Estado y Cristina Kirchner almorzaron en Olivos. Después de esa comida, que se extendió hasta la hora del té, Fernández prefirió la radicalización a la moderación.

Fuente: Infobae

También Podría Interesarle

Pericias complementarias a la autopsia de Maradona: buscarán tóxicos y analizarán el corazón

Distintos laboratorios analizarán desde este miércoles la sangre, la orina y los hisopados tomados en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 5 =